Skip to content

Toxina botulínica: efectos secundarios en neurología

La toxina botulínica es una neurotoxina sintetizada a partir de una sustancia que se encuentra en el organismo de la bacteria Clostridium botulinum, que es modificada para que sea apta para el uso en seres humanos y es conocida con el nombre comercial de bótox.

Algunas de las consecuencias de aplicarse bótox es la aparición de un ligero enrojecimiento o hematomas en la zona donde se inyectó, y en muy pocos casos, los pacientes experimentan complicaciones como dolor de cabeza o inflamación, misma que desaparecerá en cuestión de días.

¿Cómo se usa la toxina botulínica en el área de la neurología?

El uso de la toxina botulínica en el área de la neurología aporta mayores beneficios terapéuticos para los pacientes que experimentan enfermedades caracterizadas por movimientos involuntarios como las distonías: contracciones musculares que se manifiestan con movimientos repetitivos, calambres o posturas anormales.

Al tener una gran capacidad para producir parálisis muscular, se aprovecha para tratar ciertas enfermedades neurológicas que cursan con una hiperactividad muscular. Entre los más comunes están:

  • Blefaroespasmo (movimientos involuntarios de ojos).
  • Distonías.
  • Espasticidad tras un ictus.
  • Espasmo hemifacial.

Uno de los efectos secundarios más frecuentes de la toxina botulínica es la debilidad muscular excesiva, pero en general estos efectos suelen ser leves y transitorios, por lo que no limitan la realización de más infiltraciones sucesivas.

Aunque la incidencia de efectos adversos relacionados con la infiltración de esta sustancia depende del caso particular de cada paciente.

¿Qué otros usos tiene la toxina botulínica?

La toxina botulínica se puede aplicar en la medicina estética para relajar los músculos y evitar que se contraigan, por lo tanto ayuda a difuminar o eliminar líneas de expresión y arrugas.

Cada vez son las más personas que se preguntan cómo se elimina la toxina botulínica del cuerpo, una vez aplicada en un procedimiento estético y la respuesta es sencilla: se degrada por sí sola, a los seis meses de su aplicación, por lo que si se desea alargar el efecto rejuvenecedor, los pacientes deben repetir el tratamiento.

¿Qué se debe hacer después de la aplicación de bótox?

Luego que un profesional aplique toxina botulínica en el rostro de un paciente, este debe seguir las siguientes recomendaciones:

  • No acostarse hasta pasadas 4 horas desde la aplicación.
  • Durante las primeras 24 horas no debe hacer ejercicio.
  • No tomar el sol.
  • No realizar baños de sauna.
  • No realizarse masajes faciales.

Los resultados definitivos se aprecian cuatro días después y el efecto tendrá una duración de entre cuatro y seis meses, según sea el caso de cada paciente.

En Kaloni encontrarás a los mejores especialistas con las técnicas más actualizadas para la aplicación de toxina botulínica, conocida como bótox, en procesos estéticos relacionados con la eliminación de arrugas o líneas de expresión. Comprueba la mejor calidad y consigue una valoración sin costo, déjanos tus datos:

Nombre *

Apellido *

Correo *

Teléfono *

Género *

Financiamiento Kaloni® *

Sucursal *

Fecha de valoración *

Array

¿Buscas contenido nuevo?